BIENVENIDO

Hace YA MÁS DE diez años, en uno de mis viajes a los Estados Unidos, me encontré con una pequeña máquina fermentadora fabricada en Canadá con la que comencé mi andadura en el mundo de la cerveza artesana —«Home Brewery» en Florida—. Una vez en España continué con mis «experimentos» y fui poco a poco mejorando la calidad de los trabajos que realizaba.

En 2006 comencé a regalar mis botellas de cerveza a amigos y familiares, y debido a que en aquellos años colaboraba en el programa de Onda Cero «La Rosa de los Vientos», del genio desaparecido Juan Antonio Cebrián, cuando al final de la temporada había jornadas de puertas abiertas, me acostumbré a llevar un par de docenas de botellas, casi siempre en envases tradicionales de 500 ml, con tapón mecánico, que descubrí eran muy apreciadas por los seguidores del programa que acudían a la cita anual.

En esos años producía cervezas experimentales, de manzana, de trigo y rubias tipo Pilsner, hasta que finalmente me centré en la producción de cervezas de trigo, algo poco usual en España, tanto de tipo alemán, como de tipo belga. A finales de 2009, al adquirir nueva maquinaria, pasé a la fabricación de una cerveza blanca de trigo de estilo flamenco, inspirada en las investigaciones que ya estaba llevando a cabo, desde hacía años, en el olvidado campo de las cervezas históricas españolas.

Finalmente, tras años de pruebas, y una vez que había logrado crear un producto estable y de calidad, contacté con Juan Cruz, una maestro cervecero de Palencia, en el corazón de los viejos Campos Góticos, con quien llevar adelante un proyecto encaminado a presentar una cerveza de trigo netamente española, pero con las características de las mejores cervezas blancas del mundo, y sin duda a su altura.

Hace ya más de trescientos años que varias familias de Flandes se establecieron en La Cavada y Líérganes, en Cantabria, para trabajar en la maestranza de la Real Armada de Corduente. Uno de los flamencos asentados en Liérganes, un maestro fundidor de cañones, era mi antepasado —mi tercer apellido es belga—, y allí vivía cuando su vecino Carlos Vandernoot ideo una fórmula para producir cerveza blanca de trigo, de una calidad idéntica a la lograda por los mejores maestros del Norte de Europa.

Para mi es muy emocionante ver como después de más de una década de trabajo en el mundo de la cerveza artesana y de investigaciones, el primer proyecto de recuperación de antiguas cervezas de Castilla La Vieja es una realidad.

Creo, sinceramente, que mis antepasados de Flandes estarían orgullosos :-)

Carlos Canales Torres